Jue. Ene 26th, 2023

    (CNN Español) — En América Latina y el Caribe, 56,5 millones de personas sufrieron en 2021, unos 13,2 millones más que en 2019, antes de la pandemia. De esa cifra, 34 millones de personas viven en América del Sur, según un informe de Naciones Unidas.

    Las cifras sobre el hambre, la desnutrición y la seguridad alimentaria en la región fueron presentadas minercoles en el informe de las Naciones Unidas Panorama de la Seguridad Alimentaria y Nutricional 2022. Este informe indica que el nivel mundial ha aumentado en los últimos años y se sitúa en 2021 entre el 8,9% y el 10,5%. Para este año se estima que el 9,8% de la población mundial está desnutrida. La cifra es más alarmante en América Latina y el Caribe, donde el cuarto alcanzó el 8,6% de la población en 2021, la cifra más alta desde hace unos 15 años.

    Según la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación, FAO, la desnutrición significa que una persona «no puede adquirir suficientes alimentos para satisfacer las necesidades mínimas diarias de energía alimentaria durante un período de al menos un año». Hambre es sinónimo de desnutrición crónica, según la FAO.

    Algunas cifras sobre la inseguridad alimentaria

    A nivel mundial, 768 millones de personas en todo el mundo la padecieron en 2021, un aumento del 24% respecto a 2019: 150 millones de personas más la padecieron en los últimos dos años.

    En América Latina y el Caribe, en 2021 sufrieron 56,5 millones de personas, unos 13,2 millones más que antes de la pandemia, en 2019. De esa cifra, 34 millones de personas viven en América del Sur, según el informe de la FAO. La cifra se ha duplicado desde 2015, cuando se registraron 17,2 millones.

    Ahora bien, desplazándonos por países, Venezuela (22,9%), Ecuador (15,4%) y Bolivia (13,9%) tenían las cifras más altas de desnutrición de la región.

    El caso de Venezuela es el más alarmante, pues entre los periodos 2013-2015 y 2019-2021 el hambre aumentó 18,4 puntos porcentuales, afectando a 5 millones de personas más. Actualmente hay 6,5 millones de personas que tienen «prevalencia de desnutrición», según el informe. En el caso de Ecuador, el hambre aumentó en 6,7 puntos porcentuales (afectando a más de 1,3 millones de personas).

    En países como Colombia, Paraguay y Perú, la prevalencia de desnutrición superó el 8% y en el caso de Brasil, si bien tuvo una de las tasas más bajas de desnutridos (4,1%), el país tuvo el mayor número de ellos, llegando a 8,6 millones de personas que luchan por conseguir alimentos.

    Otras conclusiones:

    • En América del Sur, en Perú, cerca de la mitad de la población tenía inseguridad alimentaria moderada o severa.
    • En Argentina, Ecuador y Surinam, esta condición afecta a alrededor del 37% de la población.
    • En América del Sur, la desnutrición aumentó a 47,2% entre 2019 y 2021, es decir, 11 millones de personas más.
    • En 2021, el 40% de la población de América del Sur enfrentaba inseguridad alimentaria moderadamente severa, anticipándose al buen desempeño mundial para ese año del 29,3%.
    Con este simple cambio, podrías llegar a 1.000 millones de personas 4:08

    ¿Cómo vamos a llegar aquí?

    El informe de Naciones Unidas indica que la inseguridad alimentaria en América Latina y el Caribe se verá afectada entre 2019 y 2021 principalmente por el estallido de la pandemia de covid-19, y que en la región “fue mayor que el incremento a nivel global” .

    “La inseguridad alimentaria severa ha aumentado a un ritmo más acelerado en América Latina, donde se ha triplicado desde 2014, pasando de 22 millones a 65,6 millones de personas”, señala el informe, que agrega que en sólo dos años, entre 2019 y 2021, “la inseguridad alimentaria severa la inseguridad alimentaria aumentó en 29,1 millones en América del Sur, un incremento del 80%”.

    Otra de las razones citadas en el informe sobre el aumento de la desnutrición y el hambre es el alto costo de adherirse a una dieta saludable, que para América Latina y el Caribe es quizás la más alta, llegando a US$ 3,89, muy por encima del costo total. de US$3,54.

    “Más de 131 millones de personas en América Latina y el Caribe no pueden permitirse una alimentación saludable en 2020”, dice la FAO, que indica que las diferencias de costo en la alimentación vienen dadas por “la producción, exportación y dependencia de las importaciones” de ciertos alimentos

    Y finalmente, el informe se cita como una razón de la desigualdad alimentaria en el conflicto con Ucrania, que “está presionando los precios internacionales de alimentos y fertilizantes”. Debido a esto, datos de la FAO, los precios de los principales productos alimenticios han aumentado, así como los precios de la energía y los fertilizantes, algo que está comprometiendo la seguridad alimentaria a nivel mundial.

    “El aumento de los precios del aceite de trigo, maíz y girasol dificulta el acceso a alimentos nutritivos que forman parte de las dietas saludables en la región, ya que muchos países son importadores netos de estos alimentos”, señala el informe.

    Por admin

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *