Mié. Feb 1st, 2023

    (CNN)– Ocho meses después de que el presidente de El Salvador, Nayib Bukele, anunciara una guerra contra las pandillas, se estima que el 2% de la población adulta del país—aproximadamente 100.000 personas—está tras las rejas.

    La represión de Bukele este año, desatada por una seguidilla de sangrientos asesinatos perpetrados por bandas que dejaron décadas de muertos en marzo, ha colocado a El Salvador en un largo estado de emergencia y ha relajado importantes derechos constitucionales como el debido proceso y la libertad de expresión.

    Esta política de línea dura contra la pandilla parece estar funcionando, con la caída de las tasas de homicidios en el país, según Tiziano Breda, experto de Central America Crisis Group.

    Y el propio Bukele ahora disfruta de un renombre con el que muchos líderes solo pueden soñar: un índice de aprobación del 86% en una encuesta de octubre de 12 países latinoamericanos realizada por CID Gallup que lo convirtió en el líder más popular de la región, a pesar de las presuntas violaciones de los derechos.

    ¿Pero es sostenible? Observadores regionales advirtieron que la popularidad de la política de Bukele podría ser emulada en la región; mientras que otros países latinoamericanos ya están aplicando medidas legales para abordar sus propios problemas de pandillas.

    El Salvador: 30 días menos régimen de excepción 2:15

    Y como señala Jonathan D. Rosen, profesor asistente de la Universidad de la Ciudad de Nueva Jersey, coautor de varios libros sobre crimen organizado, narcotráfico y seguridad en Estados Unidos, la historia ha demostrado que la política de la mano dura mucho tiempo. contra.

    ‘Una receta perfecta para el abuso’

    El Salvador es el hogar de algunas de las pandillas más notorias del mundo, incluidas Barrio 18 y MS-13. Este último surgió en Los Ángeles en la década de 1980 entre inmigrantes salvadoreños que habían huido de su tierra natal en medio de una violenta guerra civil financiada por Estados Unidos. Fue creado para incluir a otros migrantes centroamericanos y, en la década de 1990, muchos fueron deportados a sus países de origen, lo que provocó una explosión de violencia en esos lugares, explican expertos.

    Antes de la represión de Bukele, aproximadamente 70.000 pandilleros activos en todo el país hacían «prácticamente imposible que políticos y funcionarios estatales no negociaran con ellos si querían, entre otras cosas, hacer campaña electoral u ofrecer servicios en barrios pobres», según un Informe de Crisis Group.

    Pero los grupos de derechos temen que la intención de erradicar las pandillas tenga un costo muy alto, entre otras cosas, el arresto de 58.000 personas entre marzo y noviembre de 2022, cárceles superpobladas y la militarización de la sociedad salvadoreña mientras las fuerzas de seguridad patrullan las calles.

    Aparentemente, luego del inicio del gobierno de Bukele, hubo violaciones generalizadas a los derechos humanos: torturas y malos tratos durante las detenciones, y detenciones arbitrarias mientras la policía y el ejército atacaban barrios populares, según un informe. Informe de HRW publicado el 7 de diciembre.

    Muchos de los arrestos del año pasado parecen basarse en evidencia cuestionable, como la apariencia de la persona, antecedentes o informes anónimos «y acusaciones no corroboradas en las redes sociales», escribe HRW.

    El 3 de diciembre, la guerra de Bukele contra las pandillas se intensificó cuando las fuerzas de seguridad “cerraron por completo” el municipio más poblado del país, Soyapango. Bukele compartió un video en Twitter que muestra tropas armadas marchando por la zona.

    Un policía detuvo a una persona en El Salvador.

    Juan Pappier, investigador principal para las Américas de Human Rights Watch (HRW), dijo a CNN que las medidas autoritarias en Soyapango constituyen “una receta perfecta para el abuso”, impidiendo la libertad de movimiento de las personas.

    “Hay una tendencia en América Latina a creer que para abordar problemas de seguridad muy serios es necesario suspender los derechos”, dijo Pappier a CNN.

    Papier señaló el ejemplo de Chile, que tuvo un estado de emergencia extendido en respuesta a la violencia en el sur del país, y que se extendió por un mes a multas en noviembre; y Ecuador, donde el gobierno anunció medidas similares en respuesta a la violencia de las pandillas en las prisiones en noviembre.

    En las últimas semanas, la líder izquierdista hondureña Xiomara Castro, quien se postuló para el gobierno con una plataforma de derechos humanos, declaró un estado de emergencia parcial por un mes en medio de protestas por los niveles de extorsión, suspendiendo derechos constitucionales en ciertas regiones mientras reprime a grupos criminales.

    Y esta mars, Jamaica, que tiene una de las tasas de homicidios más altas del Caribe (por cada 100.000 habitantes), ha declarado un estado de emergencia generalizado, que permite a las fuerzas de seguridad realizar arrestos y registrar edificios sin órdenes judiciales.

    Cuando falla, la mano dura

    Los gobiernos salvadoreños anteriores han tratado de abordar el problema de las pandillas con estrategias similares, pero solo lograrán empeorar el resultado.

    El expresidente Antonio Saca, quien se declaró culpable en 2018 de malversación de $300 millones de fondos públicos, dio a conocer un plan conocido como la “mano súper dura”, en el que los analistas dicen que hubo un encarcelamiento masivo que llevó a las pandillas a consolidar su poder tras las reglas. .

    “El despliegue del ejército y la policía para combatir a las pandillas resultó en que las pandillas pelearan en el terreno entre ellas y el gobierno. En 2015, El Salvador superó a Honduras como el país más violento del mundo, con una tasa de homicidios de más de 100 por cada 100.000 habitantes. El país ha visto más violencia en los últimos años que durante la guerra civil”, según un El estudio 2020 de Rosen.

    Abordar el crimen siguió siendo una prioridad en la agenda en 2019, cuando Bukele asumió el poder con la promesa de acabar con la corrupción y la violencia de las pandillas. Los millennials se han calificado a sí mismos como iconoclastas con su adopción de bitcoin y su afición por las gorras de béisbol puestas al revés, pero rápidamente tomaron medidas para generar temores sobre sus tendencias autoritarias.

    Los críticos del presidente salvadoreño Nayib Bukele lo han acusado de tendencias autoritarias.

    Según los informes, su gobierno atacó a periodistas críticos y miembros de la sociedad civil, y en 2020 envió tropas armadas al Congreso mientras exigía a los legisladores aprobar su plan para asegurar un préstamo para abordar la violencia de las pandillas. En septiembre pasado, una corte constitucional repleta de sus aliados, según la organización sin fines de lucro multas Freedom Housedespejó el camino para que Bukele postulara a dos mandatos consecutivos.

    En 2022, el gobierno de El Salvador negó su responsabilidad en el hackeo de los celulares de al menos 35 periodistas y otros miembros de la sociedad civil que utilizan el programa de espionaje conocido como Pegasus.

    Cuando la tarea de homicidios del país comienza en 2020, el cirujano informa que el gobierno de Bukele supuestamente se ha reconciliado con las pandillas.

    Según un comunicado del Departamento del Tesoro de EE. UU., el Gobierno de Bukele fue acusado de dar incentivos económicos a la MS-13 y Barrio 18 en 2020 para “asegurar que los incidentes de violencia de pandillas y el número de homicidios confirmados se mantendrá bajo”. .

    El gobierno de Bukele niega las acusaciones, y el presidente las califica en Twitter como una «mentira evidente».

    Existe cierto consenso entre los especialistas en seguridad de que la tregua de Bukele con las pandillas llegó a su fin “a fines de marzo (2022), lo que llevó a que la MS-16 cometiera un asesinato para presionar al Gobierno a dar concesiones”, digo. Breda.

    La medida supuestamente débil y Bukele anunció el estado de emergencia y la suspensión de varios derechos constitucionales.

    Es difícil obtener estadísticas precisas ya que las autoridades han mantenido la privacidad de los datos, según HRW. Pero citando un documento de la Policía Nacional Civil que obtuvo la organización, hubo una disminución del 50% en los homicidios entre enero y finales de octubre en comparación con el mismo período del año pasado, dijo el grupo de derechos humanos en su informe.

    Otros analistas están de acuerdo: “Por lo que escuchamos de las comunidades que viven cerca de las pandillas, confirmar que la mayoría de las pandillas están de rodillas, (muchos) han huido o han escondidos en las áreas rurales, porque supuestamente eso es afectando más a los miembros de nivel inferior que a la dirigencia (de las pandillas)”, dijo Breda.

    una nueva crisis

    Los expertos en derechos humanos han notado el reciente silencio de Estados Unidos sobre la prolongada represión.

    Después de ser inicialmente duro con los ataques de Bukele al estado de derecho, “más recientemente hemos visto posiciones ambiguas, lo que parece ser parte de la obsesión de la administración Biden por prevenir la migración”, dijo Pappier.

    Menos delincuencia significa que menos personas abandonan el país y buscan asilo en los Estados Unidos. En el corto plazo, Pappier también dijo que duda que esta situación perdure, ya que muchas familias han perdido su único sustento económico en la guerra contra el crimen. “Algunos de ellos le tienen miedo a la policía… entonces las privaciones de rechos también tienen un costo y también pueden generar su propia migración”, dijo.

    Un vocero del Departamento de Estado le dijo a CNN que “la violencia de las pandillas es un problema grave, y El Salvador y los Estados Unidos tienen un interés personal en garantizar que estos criminales violentos estén fuera de las calles. Al mismo tiempo, instalamos al presidente Nayib Bukele y su Gobierno para enfrentar la amenaza de las pandillas que respetan y protegen los derechos humanos y las libertades fundamentales del pueblo de El Salvador”.

    La voz reiteró la creencia de Estados Unidos de que el estado de emergencia “es una política insostenible que ha generado serias preocupaciones sobre violaciones a los derechos humanos, detenciones arbitrarias y muertes”.

    Una prisión en El Salvador.

    El Salvador ahora tiene las condiciones perfectas para reclutar nuevos pandilleros, agrega Pappier. “Personas que no tienen conexión con las pandillas están siendo detenidas, están en las cárceles y están completamente privadas de su sustento; este es el perfil de persona perfecto para reclutar”, dijo Pappier.

    Entonces, ¿Bukele escuchará? “¿Habéis notado cómo los principales medios y ONG han intensificado sus ataques en los últimos días?”, escribió el presidente de El Salvador en Twitter al día siguiente de la publicación del informe de HRW.

    “No es que estén interesados ​​en El Salvador (nunca lo estuvieron), su temor es que triunfemos, porque otros gobiernos quieren imitarlo. Temed el poder del ejemplo”.

    Por admin

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *