Jue. Ene 26th, 2023

    (CNN)– La bandera de Brasil tiene una frase grabada en el medio de su globo azul con las estrellas: «Orden y Progresso». Es la misma bandera que estuvo omnipresente cuando los invitados del expresidente Jair Bolsonaro irrumpieron en la capital del país. Algunos lo usan como capa mientras atacan edificios gubernamentales, otros lo usan como toalla para limpiar los gases lacrimógenos lanzados por las fuerzas de seguridad para contener a la multitud.

    Los ideales de orden y progreso han sido reemplazados por el desorden y el caos de este domingo. Los hombres que desfilaron en Brasilia fueron impresionantes y aterradores, pero no sorprendentes. Durante meses, los partidarios derechistas de Bolsonaro se aferraron a la falsa creencia de que la segunda vuelta de las elecciones del 30 de octubre fue un robot y que el presidente Luiz Inácio Lula da Silva no ganó.

    ¿Por qué las protestas en Brasil fueron tantas? 3:10

    O próprio Bolsonaro nunca aceitou publicamente os resultados das eleições, se foi para os Estados Unidos antes da tomada de posse de Lula da Silva no dia 1 de janeiro e durante muito tempo havia sembrado dúvidas sobre a legitimidade do processo eleitoral e das máquinas de votação eletrônica en el pais.

    “[Bolsonaro] ha estado haciendo esto durante mucho tiempo, incluso antes de las elecciones. Pero hay auditorios de las máquinas electorales, auditorías también de revisores independientes que confirman que no hay posibilidad de robo”, dijo a CNN Christopher Sabatini, investigador principal para América Latina en Chatham House en Londres.

    Bolsonaro condenó los disturbios del domingo, pero Sabatini argumentó que el expresidente también tiene parte de responsabilidad en la violencia. “Simplemente no puedo darle a la gente gasolina o fósforos, firmarlos en casa y puedo decir que el incendio no fue culpa de ellos”, afirmó.

    Los edificios en Brasil que sufrieron daños fueron el Congreso, la Corte Suprema y el Palacio Presidencial de Planalto, diseñado por el famoso arquitecto brasileño Oscar Niemeyer hace más de 60 años como una utopía modernista. En su interior se destruyen obras de arte de incalculable valor, como el mural “As Mulatas” del artista brasileño Emiliano Di Cavalcanti y un reloj de péndulo del siglo XII perteneciente a Balthazar Martinot —regalado por Francia al rey portugués João VI —.

    El daño a las obras de arte es incalculable, dijo Rogério Carvalho, curador del Palacio Presidencial del Planalto, y lo mismo ocurre a nivel político.

    El costo de la pérdida fue más allá de los edificios y reliquias destruidos. El ataque del domingo a la sede del gobierno fue un ataque a los valores democráticos con los que Brasil se identifica orgullosamente.

    Lolhé y Guelar hablaron sobre la situación actual de Brasil.

    Lula da Silva y los líderes del Congreso, el Senado y la Corte Suprema de Brasil firman un comunicado conjunto en el que acusan a los manifestantes de “terrorismo y vandalismo” y califican su comportamiento de “golpista”.

    “El país necesita normalidad, respeto y trabajar por el progreso y la justicia social”, dice el comunicado. “Hacemos un llamado a la sociedad a mantener la serenidad, en defensa de la paz y la democracia en nuestra nación”.

    Pero uno de los principales desafíos de Lula da Silva puede ser encontrar esa unidad con algunas facciones de las fuerzas armadas de Brasil entre las que cultivó lealtad el expresidente Jair Bolsonaro. Muchos de los aliados de Lula acusaron a los militares de ser cómplices de los manifestantes de derecha y pidieron al presidente que destituyera a su nuevo ministro de Defensa, José Múcio Monteiro.

    Los militares no respondieron a estas acusaciones.

    “El presidente Lula buscó proyectar normalidad. Por supuesto, esto es bastante difícil porque hay mucho daño al Congreso y a la Corte Suprema”, dijo a CNN Oliver Stuenkel, profesor de Relaciones Internacionales en la Fundación Getulio Vargas en São Paulo.

    “La gran pregunta es qué tan rápido puede Lula restablecer una relación de confianza con las Fuerzas Armadas; muchas personas dicen que tal vez no pueden confiar plenamente en las fuerzas de seguridad”, agregó Stuenkel.

    ¿Bolsonaro puede ser extraditado a Brasil? 0:54

    En tanto, Bolsonaro podría tener «responsabilidad política» por los ataques de este domingo, según el ministro de Justicia, Flávio Dino, aunque dijo que, hasta el momento, no hay bases legales para investigar el expreso en relación a los disturbios.

    “Las palabras tienen poder y estas palabras se han convertido en odio, que se ha convertido en destrucción… poderes, apuntando a un golpe de Estado”, dijo Dino durante una conferencia de prensa en estas lunas.

    Aún así, algunos en los EE.UU. y Brasil ya comenzó a pedir la extradición del exdirigente a Brasil y exigir respuestas por el desorden y el caos causado por la insurrección del domingo.

    Por admin

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *