Mié. Abr 24th, 2024

    (CNN Español) — El presidente de El Salvador, Nayib Bukele, estuvo cuatro años al frente de la pequeña nación centroamericana. Lo hace con altos niveles de popularidad, construidos principalmente en torno a sus políticas de seguridad, según algunas encuestas como la de Cid Gallup.

    Sin embargo, los defensores de los derechos humanos en el país y en el extranjero cuestionan sus métodos porque consideran que violan los derechos humanos.

    En la calle, nos destacamos del gobierno de Bukele por el trabajo realizado en materia de seguridad, al reducir los homicidios. “Muy excelente lo que se está haciendo por todo el pueblo salvadoreño. Gracias a Dios, estamos mejor”, dijo a CNN José Cartagena, quien compartió que ahora se siente más seguro que en el pasado.

    En 2018, según estadísticas oficiales, El Salvador registró una tasa de 50,4 homicidios por cada 100.000 habitantes y para 2022 esta tasa ha bajado a 7,8. Para este año, las autoridades proyectaron un promedio de alrededor de 2, según René Merino Monroy, ministro de Defensa de El Salvador.

    El 11 de mayo, el gobierno de El Salvador celebró 365 días (discontinuos) sin homicidios, contados desde que Nayib Bukele asumió el cargo el 1 de junio de 2019.

    El Gobierno atribuyó esta reducción a su plan de seguridad y al régimen de excepción, vigente desde marzo de 2022 y prorrogado en 14 ocasiones. Esta medida suspende garantías constitucionales como la ampliación del período de prisión provisional de 72 horas a 15 días o la intervención de las telecomunicaciones sin la aprobación de un juez.

    Los familiares de los detenidos han realizado marchas y otras acciones para denunciar lo que consideran capturas arbitrarias, pues aseguran no tener vínculos con pandillas.

    El régimen fue aprobado por la Asamblea, controlada por el partido de Bukele, en respuesta a la reputación de violencia atribuida por el Gobierno a las pandillas luego de que provocara 62 homicidios en un solo día, el día más violento en el que ha estado la actual administración y en los últimos años. Bukele pidió a la Asamblea votar a favor del régimen de excepción tras estos hechos.

    La Nueva Megacárcel de El Salvador

    Desde el 27 de marzo de 2022 —cuando se implementó el régimen— hasta la fecha, las autoridades han reportado la detención de más de 68.000 personas. De estos, unos 5.000 fueron puestos en libertad por los jueces para determinar que no tienen vínculos con pandillas, según Gustavo Villatoro, ministro de Justicia y Seguridad. El Gobierno solo ha informado de estas cifras a través de declaraciones de sus funcionarios o comunicados de Presidencia, pero no ha hecho público un informe detallado sobre la evolución de las estadísticas delictivas que difunden o la situación de los detenidos.

    Ante el aumento de detenidos, el gobierno construyó un megacarcel en las afueras de san salvador con capacidad para 40.000 reos. Hasta el momento, solo 4.000 reclusos han sido llevados a esta prisión.

    Críticas por violaciones a los derechos humanos

    A pesar de los resultados que destaca el Gobierno y la aprobación del alcalde por parte de algunas personalidades, algunas preguntas como la de Cid Gallup, tres especialistas de la Organización de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, marcaron el paso del 22 de mayo para que el gobierno de El Salvador “derroque de inmediato el régimen de excepción”, petición que el Gobierno ha rechazado en el pasado.

    Por admin

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *