Jue. Ene 26th, 2023

    (CNN)– Perú vive algunos de los principales hechos de violencia política de las últimas décadas en el país, pero las demandas de los manifestantes no son nuevas; estos reflejan un sistema que no ha funcionado durante más de nueve años.

    Detonados por la destitución del expresidente Pedro Castillo el mes pasado, algunos de ellos protestas más intenso en el Perú no hay lugar en el sur del país, donde decenas de personas descubiertas en violentos enfrentamientos con las fuerzas de seguridad en las últimas semanas.

    Un oficial de policía usa gases lacrimógenos para dispersar a los manifestantes. (Lucas Aguayo Araos/Picture Alliance/Getty Images(

    Esta región, rodeada por la Cordillera de los Andes a más de 3000 metros sobre el nivel del mar y hogar de algunos de los sitios arqueológicos más famosos de Perú, como las antiguas ruinas de Machu Picchu y la ciudad de Cusco, es también una de las más pobres del país. .

    En los últimos días, manifestantes de esta y otras regiones rurales de Perú han comenzado a viajar a la capital, Lima, en ocasiones durante días, para manifestarse en contra del liderazgo del país y exigir la renuncia de la actual presidenta, Dina Boluarte.

    Su rabia planteaba manifestar una crisis democrática mucho más profunda. Después de años de caos político, Perú es un país que ha perdido el amor por la democracia: tanto la presidencia como el Congreso están ampliamente desacreditados y son percibidos como instituciones corruptas.

    Una encuesta de 2021 realizada por LABOP, un laboratorio de investigación de encuestas de la Universidad de Vanderbilt, encontró que solo el 21% de los peruanos dicen estar satisfechos con el gobierno democrático, la candidatura más baja en cualquier país de América Latina y el Caribe, excepto Haití.

    Vicepresidenta de la CIDH habla sobre balas utilizadas durante protestas en Perú 2:44

    De manera preocupante, más de la mitad de los peruanos que participaron en esta encuesta dijeron que una toma militar del país estaría justificada por el alto grado de corrupción.

    En el centro de la crisis están las demandas de mejores condiciones de vida que no han sido satisfechas en las dos décadas desde que se restableció el régimen democrático en el país. Perú es una de las democracias más jóvenes del continente y de elecciones libres y solo se recuperó en 2001 tras el derrocamiento del líder derechista Alberto Fujimori.

    La economía peruana floreció tanto en el Bajo Fujimori como en los años posteriores a la restauración de la democracia, superando cualquier otra ocasión en la región gracias a sólidas exportaciones de materias primas y sanas inversiones extranjeras. El término Consenso de Lima, llamado así por la capital peruana, fue acuñado para describir el sistema de políticas de libre mercado que las élites peruanas promovieron para impulsar el crecimiento económico.

    Pero mientras que la economía de la floricultura, las instituciones estatales están inherentemente debilitadas por una filosofía gubernamental que minimiza la intervención estatal.

    En 2014, el profesor Steven Levitsky de la Universidad de Harvard destacó una paradoja peruana particular: mientras que en la mayoría de las democracias la opinión pública reflejaba el estado de la economía, en Perú, los índices de aprobación presidencial delinearon constantemente durante la década de 2000, incluso cuando el crecimiento se disparó, escribió en Revista revista.

    Personas que viajaban desde diferentes partes del Perú para protestar contra el gobierno de Boluarte descansan el 18 de enero, antes de las protestas juveniles. (Cris Bouroncle/AFP/Getty Images/Archivo)

    Levitsky destacó las deficiencias crónicas en seguridad, justicia, educación y otros servicios básicos de los sucesivos gobiernos de Perú como amenazas a la estabilidad de la joven democracia.

    “La seguridad, la justicia, la educación y otros servicios básicos siguen siendo insuficientes, lo que genera una percepción generalizada de corrupción, injusticia, ineficiencia y negligencia gubernamental. Esta es una fuente importante de descontento público. Donde tales percepciones persisten, en los sucesivos gobiernos, es probable que se erosione la confianza pública en las instituciones democráticas”, escribió, una observación que hoy parece profética.

    La pandemia del covid-19 no ha hecho más que exacerbar esta debilidad estructural de la sociedad peruana. Si bien muchos países amplían las redes de seguridad social para contrarrestar el impacto económico dañado por los bloqueos, Perú no contaba con una red repetible.

    Según Naciones Unidas, más de la mitad de la población peruana careció de acceso a alimentos suficientes en los meses de la pandemia del covid-19, a medida que el virus se propagaba por todo el país. Los datos de la Universidad Johns Hopkins también muestran que Perú ha registrado el mayor número de muertes per cápita en el mundo debido al coronavirus.

    La economía del país ha vuelto a la normalidad tras el impacto de la pandemia: el PIB de Perú creció un asombroso 13,3% en 2021, pero la confianza pública en las instituciones democráticas se ha derrumbado, como predice Levitsky.

    Una encuesta publicada en septiembre de 2022 por el Instituto de Estudios Peruanos (IEP) arrojó que el 84% de los ciudadanos desaprobaba la gestión del Congreso. Se percibe que los legisladores no solo persiguen sus propios intereses en el Congreso, sino que también están asociados a prácticas corruptas.

    Las frustraciones del país se reflejaron en sus años como presidente de puerta giratoria. La actual presidenta, Dina Boluarte, es la sexta persona que ocupa el cargo desde hace menos de cinco años.

    Su antecesor, Castillo, asumió el poder en las elecciones generales de 2021, presentándose como un hombre del pueblo que le dará un nuevo comienzo al país. Pero la polarización y el caos que rodearon su presidencia, incluidas las denuncias de corrupción y las múltiples intenciones de justicia política por parte del Congreso, que Castillo descartó como motivaciones políticas, solo exacerbaron las tensiones preexistentes.

    El actual presidente Boluarte es la sexta persona en ocupar el cargo por menos de cinco años. (Sebastián Castañeda/Reuters)

    una advertencia

    La mayoría de los manifestantes que hablaron con CNN el miércoles dijeron que el país necesitaba un nuevo comienzo y exigieron nuevas elecciones en todos los niveles para restaurar un sentido de legitimidad en las instituciones públicas.

    Pero Boluarte y los legisladores se han resistido hasta ahora a los llamados a elecciones generales anticipadas. El domingo, el presidente declaró el estado de emergencia en las zonas del país más afectadas por las protestas, incluida Lima. La medida se extenderá hasta el mediodía de febrero, pero eso no ha impedido que más gente salga a la calle.

    Mientras tanto, la Fiscalía General del Perú abrió una investigación sobre la gestión de disturbios por parte de Boluarte.

    Pero incluso si los líderes actuales huyen y otros políticos ascienden a la presidencia, las causas profundas de los disturbios en Perú persisten.

    Como en muchas otras regiones de América Latina, enfrentar estos problemas requiere un cambio estructural en términos de equidad social y económica, abordar la crisis del costo de vida y combatir la corrupción.

    En toda la región, la pandemia demostró ser un registro de la realidad después de años de desarrollo económico y regímenes sociales con un régimen democrático bajo que perdió la impresión de que América Latina finalmente había superado la era de golpes, dictaduras y revueltas.

    El Perú de hoy puede ser un llamado de atención para cualquier democracia que no acumule con su gente y se vuelva contra sí misma.

    Por admin

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *