Jue. Ene 26th, 2023

    (CNN Español) — El nombre de Fernando Báez Sosa resuena con fuerza en Argentina si tres años después, cuando tenía 18 años, de familia humilde inmigrante y estudiante de derecho, fue brutalmente asesinado por un grupo de rugby cuando salía de un baile en Villa Gesell. .

    esta semana inició el juicio contra los ocho imputados por el homicida, quien tiene entre 21 y 23 años y se encuentra detenido desde 2020, año de la muerte de Báez Sosa.

    Un joven «travieso, solidario y cariñoso» con «muchos amigos»

    Desde el asesinato hasta los golpes y patadas ocurridos en el balneario de Villa Gesell, ubicado a 380 km de Buenos Aires, los sacerdotes de Fernando, Silvino Báez y Graciela Sosa, no han cesado en su llamado a la justicia. Y, en su incansable búsqueda, esta joven paraguaya lo registró como un hijo cercano, que los enorgullece y que disfruta de su adolescencia mientras avanza en sus estudios.

    “Fer era muy travieso, solidario y cariñoso. Era muy tímido pero también tenía muchos amigos. Me hacía sentir orgullosa cuando iba a la escuela y alguna madre me dio la buena y educada persona que era”, recordó Graciela Sosa. en declaraciones a Télam en octubre de 2020, cuando pasó su primer Día de la Madre sin su hijo. “Fernando fue mi todo, mi vida, mi compañero, mi maestro, me enseñó cosas”, explicó entonces.

    Más recientemente, dos años después de su muerte el 18 de enero de 2022, su padre lo catalogó como un «chico excelente». «Le gustó Villa Gesell, le gustó venir a ver el mar, a pasar un rato lindo con sus amigos», dijo, en un acto en el balneario en el que un coro de manifestantes pidió «justicia», según el informe de Télam.

    Silvino Báez (izquierda) y Graciela Sosa (derecha), padres de Fernando Báez, de 18 años, se manifestaron frente al edificio del Congreso en Buenos Aires el 18 de febrero de 2020 para exigir justicia un mes después de su asesinato. (Crédito: Ronaldo Schemidt/AFP/Getty Images)

    «Un luchador»

    Los pedidos de justicia tras la muerte del joven desbordaron las fronteras argentinas: en enero de 2020, su familia en Paraguay también se reunió ante la embajada argentina en el país vecino para reclamar un juicio para los asesinos de jamones. Entonces Vicente Palacios, pariente de Fernando, le dijo al canal de televisión ABC que era «un niño que tenía futuro, un luchador, un erudito». «Le truncaron su futuro», afirmó.

    Fernando Báez Sosa fue asistente en el Colegio Marianista, en Caballito, otra de las instituciones que en reiteradas ocasiones ha pedido justicia. Ahí estaba, según el testimonio de su familiar paraguayo.

    Fernando “era un buen pibe (chico), era un pibe que tenía amigos en todos los cursos”, registró un año después de su muerte uno de los profesores del colegio católico al que asistía, Sergio González, en declaraciones a Clarín. “Tuvimos la suerte de poder vivir su felicidad. La felicidad de estar aquí. La felicidad que les transmitía por ser tan buen amigo de sus amigos y también su solidaridad. Fernando era un chico que se preocupaba por ellos y eso era cómo se notó”, dijo.

    Varias personas sostienen pancartas con el retrato de Fernando Báez Sosa en una manifestación frente al edificio del Congreso en Buenos Aires el 18 de febrero de 2020. (Foto de Ronaldo Schemidt/AFP/Getty Images)

    Varias personas sostienen pancartas con el retrato de Fernando Báez Sosa en una manifestación frente al edificio del Congreso en Buenos Aires el 18 de febrero de 2020. (Foto de Ronaldo Schemidt/AFP/Getty Images)

    El «compañero de aventuras» de Julieta

    Fernando Báez Sosa estaba en una relación con Julieta Rossi, quien está a punto de morir en un baile donde también conoció al ambiente argentino. información sobre Tú relacion.

    Era «mi compañero de aventuras, porque todo estaba con él», contó luego, registrando una vida compartida que abarcó desde cantar karaoke hasta una clase de tango, y golosinas que iban desde panqueques hasta su cumpleaños hasta una «pulsera de ladista». para simbolizar su unión.

    En marzo de 2020, cuando el adolescente hubiera cumplido 19 años, el joven publicó un emotivo mensaje en sus redes sociales en el que señalaba con dureza a los acusados ​​de asesinato. Este grupo de jóvenes «decidieron que no ibas a poder tener un futuro, tu carrera de abogado, decidieron que no ibas a poder casarte, tener hijos, viajar, tener hijos, básicamente vive la vida”, escribió. «Hoy no puedes celebrar nada, porque te robaron la oportunidad en absoluto», agrego, según el informe de Télam.

    Fernando y Julieta, según versiones de prensa y declaraciones de los jóvenes a medios locales, se conocían en la escuela, aunque no asistían a la misma clase. Llevaban, en el momento de la muerte del joven, poco menos de un año de relación. Se espera Rossi declarar esta semana en el juicio.

    Con información de Ángela Reyes, Iván Pérez Sarmenti, Hugo Mario Correa y Emilia Delfino

    Por admin

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *