Dom. Feb 25th, 2024

    Sao Paulo, Brasil (CNN) — Un senador de Brasil aseguró que el expresidente jair bolsonaro asistió a una reunión en diciembre pasado para anular los resultados de las elecciones presidenciales de 2022, que dieron la victoria al actual presidente Luiz Inácio Lula da Silva.

    El senador Marcos do Val dijo en una conferencia de prensa que tanto él como Bolsonaro mantuvieron una discusión privada el 9 de diciembre, organizada por el entonces congresista y aliado de Bolsonaro, Daniel Silveira.

    Según el relato de Val, Silveira propuso un plan para desacreditar las elecciones, en el que sugirió que Val organizó y grabó en secreto una reunión con el presidente del Tribunal Superior Electoral y juez del Supremo Tribunal Federal, Alexandre de Moraes.

    Piden incluye a Bolsonaro en la investigación por ataque a autoridades públicas 3:00

    De Val escuché que dijeron que habían incitado al juez a decidir cosas que generarían dudas sobre la validez del voto y la neutralidad del tribunal electoral.

    También reveló capturas de pantalla de sus mensajes de WhatsApp con Silveira sobre el reencuentro y el plan.

    para describir El papel de Bolsonaro en la conversación, Val dijo que el entonces presidente guardó silencio sobre la propuesta y no lo desalentó. También dijo que tenía la impresión de que tenía un acuerdo.

    Do Val aseguró: “Fue Daniel (Silveira) quien habló. Di que lo pensarías más tarde y me considerarías en contacto”.

    “Estaba muy claro que él estaba en condiciones de manipular y hacer que (Bolsonaro) aceptara su idea, si un senador aceptaba la misión”, agregó Val.

    El equipo legal de Silveira no respondió a la solicitud de comentarios de CNN.

    Según do Val, el último día, se reunió con Moraes el 14 de diciembre, pero en lugar de grabar la reunión anunció en el juez sobre la trama. De Moraes no se ha pronunciado públicamente sobre el asunto.

    Este jueves, de Moraes, está a cargo de la investigación por los disturbios del 8 de enero, ordenada por Val, quien rindió declaración ante la Policía Federal en un plazo de cinco días, según consta en un documento de la Corte Suprema.

    Do Val también informó que Silveira dijo que el plan involucraba a la Oficina de Seguridad Institucional (GSI) de Brasil, que es responsable de la seguridad del presidente. El GSI proporciona agentes encubiertos y dispositivos de captura de Val.

    La Agencia de Inteligencia de Brasil, que dirige el GSI, negó esta afirmación y dijo que “no está involucrada en ninguna iniciativa relacionada con la posibilidad de grabar conversaciones de ministros del Supremo Tribunal Federal”.

    La oficina de Bolsonaro no respondió a la solicitud de comentarios de CNN. En reacción a las declaraciones de Val durante una sesión del Senado, este joven, hijo del expresidente, el senador Flavio Bolsonaro, dijo que “es necesario hacer aclaraciones para que las narrativas no superen los hechos”.

    “El caso es que el 31 de diciembre el presidente Bolsonaro renunció a la presidencia”, agregó.

    Lula ganó por poco la presidencia de Brasil en una segunda vuelta en octubre, pero muchos de los partidarios de Bolsonaro se negaron a aceptar los resultados y su rechazo culminó con un ataque a edificios gubernamentales en Brasilia el 8 de enero.

    El propio Bolsonaro no reconoció públicamente los resultados electorales hasta el 30 de diciembre.

    Silveira, una denuncia obligatoria del Congreso finalizada esta semana, fue arrestada en julio por cargos no relacionados, luego presuntamente incumplió órdenes judiciales y alteró su monitor electrónico de deuda, resultado de una condena de 2021 por actos antidemocráticos.

    Por admin

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *