Jue. Ene 26th, 2023

    (CNN)– Brasil recupera estas lunas luego de que grupos de simpatizantes del expresidente Jair Bolsonaro irrumpieran en las sedes del poder en la capital, Brasilia, destruyendo talleres y provocando la condena del gobierno y la comunidad internacional.

    Más de mil personas fueron detenidas. El ministro de Justicia de Brasil, Flavio Dino, dijo a los periodistas durante la noche que había «alrededor de 1.500» arrestados en Brasilia desde los disturbios del domingo.

    La irrupción se produjo una semana después de la toma de posesión de Lula da Silva, que volvió al poder tras un paréntesis de 12 años tras vencer a Bolsonaro en una segunda vuelta electoral el 30 de octubre.

    El ataque tuvo similitudes con el asalto del 6 de enero de 2021 al Capitolio de EE. UU. en Washington, cuando los partidarios del expresidente Donald Trump, un aliado cercano de Bolsonaro, irrumpieron en el Congreso en un esfuerzo por evitar certificar su derrota electoral.

    Esto es lo que debes saber sobre lo ocurrido en Brasil.

    ¿Qué sucedió?

    Las imágenes del domingo mostrarán la grandes multitudes en Brasilia caminando por una rampa hacia el edificio del Congreso, donde había llegado a la Sala Verde, ubicada fuera de la cámara baja del Congreso, dijo a CNN Brasil el presidente interno del Senado, Veneziano Vital do Rogo.

    Otros medios mostraron a los simpatizantes de Bolsonaro entrando a la Corte Suprema y al palacio presidencial, donde CNN Brasil mostró el liderazgo de la policía antidisturbios y las Fuerzas Armadas de Brasil.

    El piso del edificio del Congreso se inundó luego de que se activara el sistema de rociadores cuando los manifestantes intentaron incendiar la alfombra, según CNN Brasil. Videos adicionales muestran a los manifestantes dentro del edificio tomando obsequios recibidos de delegaciones internacionales y destruyendo obras de arte.

    El ministro de Comunicaciones de la Presidencia de Brasil, Paulo Pimenta, describió cómo se encontró sangre, heces y orina en las salas del palacio. “Los espectadores dicen que parecía fuera de sí con odio, como una horda de zombis. Corrían por los pasillos, rompían cosas, orinaban, defecaban en los pasillos y en las habitaciones en un juego de destrucción”, dijo.

    El domingo por la noche, varias horas después de las erupciones, los tres edificios fueron desalojados por manifestantes, informó CNN Brasil. Alrededor de 400 personas fueron detenidas, según el gobernador del Distrito Federal, Ibaneis Rocha.

    Los detenidos «pagarán por los delitos cometidos», tuiteó Rocha, y coincidió en que están «trabajando para identificar a todos los demás que participaron en estos actos terroristas esta tarde».

    ¿Por qué las protestas en Brasil fueron tantas? 3:10

    Horas después, sin embargo, Rocha fue suspendido de su cargo por 90 días por el juez de la Corte Suprema Alexandre de Moraes.

    ¿Quiénes son los manifestantes?

    Varias salidas duras del expresidente Jair Bolsonaro han dejado en claro su resentimiento hacia Lula desde que ganó las elecciones de octubre, y esos agravios se han intensificado en las últimas semanas, culminando con la toma de posesión de las instituciones democráticas de Brasil el domingo.

    Alentados por afirmaciones infundadas de fraude electoral, simpatizantes vestidos con los colores nacionales de Brasil y la camiseta de la selección nacional de fútbol (ambos se convierten en adornos centrales de las campañas de Bolsonaro) ingresan a los principales edificios gubernamentales, rompen ventanas y usan muebles para formar barricadas contra la seguridad. efectivo.

    Pero los hechos del Domingo no cirujano de la nada.

    Los partidarios de Bolsonaro han acampado en la capital desde su derrota electoral. El ministro de Justicia, Dino, autorizó a las fuerzas armadas a instalar barreras y proteger el edificio del Congreso el sábado debido a su presencia continua.

    Los partidarios de Bolsonaro se enfrentaron previamente con las fuerzas de seguridad en Brasilia el 12 de diciembre después de que una turba irrumpiera en la sede de la policía federal, según un comunicado de la policía en ese momento.

    Varios campamentos llenos de simpatizantes del expresidente también aparecieron fuera de las bases militares brasileñas, y algunos fueron testigos de un golpe de estado de las fuerzas armadas que restauró el régimen militar de dos décadas que había gobernado Brasil desde 1964.

    Marcelo Longobardi analiza la irrupción en el Congreso brasileño 1:03

    Dino dijo en Twitter el día de Navidad que estos campamentos se habían convertido en «incubadoras de terroristas» después de que un hombre fuera arrestado por intentar detonar una bomba en protesta por los resultados de las elecciones de Brasil.

    De los detenidos hasta ahora en relación con los disturbios, 209 personas fueron detenidas el domingo y “casi 1.200” fueron detenidas como luas en la zona del campamento de los manifestantes, dijo Dijo a los periodistas como luas.

    ¿Cuál fue el papel de Bolsonaro en los disturbios?

    En los meses previos a su derrota electoral, Bolsonaro planteó repetidamente dudas sobre la legitimidad del voto, sin citar ninguna prueba para sus diversas afirmaciones. Su esfuerzo por sugerir que cualquier derrota fue el resultado de un fraude inmediatamente fue paralelo al de su aliado Donald Trump, quien empleó tácticas similares durante las elecciones presidenciales de Estados Unidos. a partir de 2020.

    Después de una estrecha derrota en la ronda final, Bolsonaro intensificó estas quejas, pero luchó por obtener alguna reivindicación de los reguladores e instituciones de Brasil.

    El jefe del tribunal electoral de Brasil rechazó la petición de Bolsonaro de anular los documentos y calificó la destacada acusación del presidente de que algunas máquinas de votación habían caído como «ridículas e ilícitas» y «aparentemente conspiradoras del estado de derecho democrático».

    El Ministerio de Defensa de Brasil no encontró evidencia de fraude o inconsistencia en el proceso electoral en un informe publicado en noviembre.

    Bolsonaro, sin embargo, se negó a reconocer explícitamente la derrota en la votación, al tiempo que insistió en cumplir con la constitución de Brasil durante la entrega del poder a Lula. Finalmente, salió del país en vísperas de la asunción de Lula y aterrizó en Florida desde entonces.

    Bolsonaro denunció las acciones del domingo en un tuit, aunque fue ambiguo en su carácter histórico y pretendía establecer comparaciones con acciones anteriores de «la izquierda». El exdirigente dijo que si las manifestaciones sufridas y lícitas eran parte de la democracia, “las depredaciones e invasiones de edificios públicos como las que se dieron hoy, así como las practicadas por la izquierda en 2013 y 2017, escapan a la regla”.

    Ataque al Congreso en Brasil, ¿puedo prevenirlo? 2:58

    Pero a pesar de sus esfuerzos por disolver las protestas del domingo, los expertos dicen que la campaña de meses de Bolsonaro para sembrar dudas sobre las elecciones alentó a las bases y, en última instancia, animó a sus seguidores a lanzar las protestas del domingo.

    ¿El 6 de enero inspiró los disturbios en Brasil?

    Los eventos del domingo inmediatamente generan comparaciones con el salto al edificio del Capitolio de los Estados Unidos. por los partidarios de Trump, hace casi dos años.

    Y como ese evento, los disturbios siguieron meses de comentarios incendiarios de Bolsonaro sobre la legitimidad de las elecciones de Brasil y la victoria electoral de Lula. Los dos exlíderes usan manuales de jugadas inquietantemente similares antes, durante y después de sus derrotas electorales, lo que genera preocupación en cada país sobre la solidez de sus procesos electorales e instituciones democráticas.

    Bolsonaro se quejó de supuestas “noticias falsas” sobre su presidencia, insistió en que las encuestas que lo mostraban detrás de Lula fueron manipuladas o poco confiables y afirmó que las máquinas de votación utilizadas el día de las elecciones no funcionaron todo el tiempo, lo que también defendió a Trump.

    Si bien Trump habló directamente con sus seguidores horas antes de la insurrección en Washington y luego permaneció en su residencia mientras se desarrollaba, Bolsonaro no estuvo físicamente en Brasil durante los disturbios del domingo.

    En este caso, los disturbios provocaron la condena mundial y no lograron afectar los resultados de las elecciones: en Brasilia, Lula ya se había hecho cargo y los manifestantes no pudieron interrumpir ningún proceso.

    “Condeno el salto a la democracia y la transferencia pacífica del poder en Brasil”, escribió en Twitter el presidente estadounidense, Joe Biden. “Las instituciones democráticas de Brasil cuentan con todo nuestro apoyo y la voluntad del pueblo brasileño no debe ser socavada”.

    Así fue la destrucción que dejaron los simpatizantes de Bolsonaro en Brasilia 1:14

    Pimenta, ministro de comunicaciones de la presidencia de Brasil, dijo que “el episodio que ocurrió en Brasil es más grave que lo que pasó en el Capitolio”, porque los manifestantes irrumpieron en la casa de los tres poderes del poder.

    Llamé a los ataques un intento de golpe de estado. “Desde nuestro punto de vista, lo que pasó aquí no fue un acto contra el Poder Ejecutivo. Huir de un ataque a la democracia, a la Constitución. Fue un intento de golpe de Estado, que no se concretó”, dijo Pimenta.

    ¿Qué sigue ahora?

    En una conferencia de prensa, Lula da Silva calificó los hechos en la capital Brasilia como «bárbaros» y dijo que «la falta de seguridad» había permitido a los partidarios «fascistas» de Bolsonaro romper las barreras establecidas por los militares fuera del edificio del Congreso, la Corte Suprema y el Palacio Presidencial de Planalto.

    “Estas personas son todas lo abominable de la política”, dijo, y agregó que “todas las personas que hicieron esto serán encontradas y castigadas”.

    Los comandantes de las fuerzas armadas, la policía y el ministro de Defensa serían responsables ante los tribunales si no desmantelaron los campamentos, dijo el juez de la Corte Suprema Alexandre de Moraes y coincidió en que todas las carreras deben ser volcadas en las lunas.

    La oficina del Fiscal General de Brasil (MPF) dijo que estaba investigando a todos los involucrados en las infracciones.

    “El Fiscal General de la República, Augusto Aras, está monitoreando y sigue preocupado por los actos de vandalismo a edificios públicos ocurridos en Brasilia este domingo (8)”, dijo el MPF en un comunicado.

    Analista: irrupción en el Congreso de Brasil no fue casual 5:59

    Aras también había “solicitado a la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal (PRDF) que abra de inmediato un procedimiento de investigación penal destinado a responsabilizar a los involucrados”.

    Flora Charner, Marcia Reverdosa, Rodrigo Pedroso, Dakin Andone, Alaa Elassar y Heather Chen de CNN contribuyeron a esta historia.

    Por admin

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *