Lun. Mar 20th, 2023

    (CNN Español) — En la tercera semana del juicio contra Genaro García Luna, exsecretario de Seguridad Pública de México, un exagente de la ahora descontenta Policía Federal cambió detalles de su versión anterior de lo que presuntamente había visto como una reunión entre el exfuncionario y conocidos narcotraficantes.

    En el contrainterrogatorio de la defensa, Francisco Cañedo Zavaleta, testigo de la Fiscalía, reconoció haber visto que Édgar Valdez Villarreal, conocido como “La Barbie”, portaba un arma mientras los escoltas de García Luna estaban en el sótano, aparentemente casados, y yo no denunció el incidente ni buscó ayuda.

    Testimonio de agente especial de la DEA en juicio contra García Luna 3:15

    En su testimonio del jueves, Cañedo había dicho que el 19 de octubre de 2008, mientras estaba fuera del trabajo y se dirigía a Cuernavaca desde la Ciudad de México, por la de las camionetas estacionadas en el opuesto de la carril opuesto de la carretera y tres personas fuera de los automóviles. Digo que le reduciré la velocidad para ver si los hábiles tienen algo que ver con estos personajes, pero se sorprendió al ver que eran García Luna y Arturo Beltrán Leyva y La Barbie, que llevaban un arma larga.

    Según dijo Cañedo en su primera declaración, en ese momento se asustó y aceleró, solo para darse cuenta por el espejo retrovisor que los camiones habían dado la vuelta y venían tras él. Y todo esto se debe a que vi que las dos camionetas se iban de par en par, con Beltrán Leyva y La Barbie en una y García Luna en la otra.

    En el contrainterrogatorio, el abogado César de Castro se centró en las razones por las que el testimonio no denunció lo que podría haber sido un secreto.

    Durante la audiencia, la defensa también sugirió que Cañedo utilizó esta información para multas políticas y para una campaña contra las reformas policiales que unificaron a todo el organismo, dependiente de la Secretaría de Seguridad. La Policía Federal de México no existe como tal, sino que ahora está integrada a la Guardia Nacional.

    El abogado defensor también trató de calificar el testimonio como una denuncia “resentida” que violó la oportunidad de venganza de García Luna. Cañedo Zavaleta fue policía entre 1993 y 2000, tiempo durante el cual se dedicó a investigar carteles de la droga. Segundo por testigo propio, en el año 2000 fue despedido, para reincorporarse a la Policía en el 2006, aun haciendo solo labores administrativas, segundo subrayó De Castro.

    En el juicio que se lleva a cabo en la Corte del Distrito Este de Nueva York, García Luna enfrenta varios cargos de participación en una empresa criminal en curso y otras conspiraciones para obtener, importar y distribuir miles de kilogramos de cocaína en los Estados Unidos, también presuntamente haber hecho declaraciones declaraciones falsas a funcionarios de inmigración de los Estados Unidos. El exempleado se declaró inocente de todos los cargos.

    El contrainterrogatorio de la defensa continúa después del receso.

    Por admin

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *