Lun. Feb 26th, 2024

    (CNN Español) — “Soy Horacio Rodríguez Larreta, vecino de la Ciudad de Buenos Aires y apasionado de mi país”. Así se presenta en su biografía oficial el actual jefe de Gobierno de la capital argentina, quien tras dos mandatos busca ser presidente del país en medio de una complicada competencia interna del rector coalición de oposición, Juntos por el Cambio, que lidera el expresidente Mauricio Macri.

    La relación con el expresidente supone ser estrecha, al menos desde 2002, “cuando se habla de participar activamente en la política del hombre de mauricio macri, con quienes fundamos el partido Compromiso para o Cambio en el año 2003, que luego pasó a llamarse Propuesta Republicana (PRO) en 2005”, sostiene la ahora precandidata.

    Desde entonces, ha sido una figura central en el partido de Macri: “Ese mismo año yo era jefe de campaña del PRO, cuando con la lista de diputados de la Ciudad de Buenos Aires ganamos las elecciones”. También ocupó este cargo en 2007 y 2011, cuando Macri fue elegido Jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires.

    Durante estos dos periodos, Rodríguez Larreta estuvo al frente del Gabinete de Ministros de la Ciudad y Luego, cuando Macri ganó la presidencia en 2015, lo sucedió al frente de la Ciudad. En 2019, el entonces presidente no fue reelecto, pero Rodríguez Larreta, como jefe de gobierno, obtuvo el 55,9% de los votos. Su biografía destaca que fue el primero en llegar a este cargo “elegido en la primera gira de la historia de la ciudad”.

    Hoy la relación entre ambos se ha enfriado. Macri apoya a otra candidata dentro de su partido, la exministra Patricia Bullrich, pero también se ha mostrado abierto a un acercamiento con el candidato libertario de derecha Javier Milei, quien no forma parte de ese espacio. Además, criticó varias decisiones y estrategias electorales de Rodríguez Larreta en los últimos meses.

    Las principales críticas de Rodríguez Larreta provienen del ala más dura de su partido, que incluye a Bullrich y sus aliados. Se le considera muy “dialoguista”, especialmente con el peronismo. Durante la pandemia fue común verlo en ruedas de prensa con el presidente Alberto Fernández y el gobernador de la provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof, anunciando estrategias comunes. Sin embargo, esa cordialidad se rompió en septiembre de 2020 cuando el presidente decidió retirar a la ciudad de los fondos de coparticipación federal, un sistema de distribución de recaudación de impuestos. Rodríguez Larreta recurrió a la Corte Suprema, que terminó apoyando a la Capital. Ahora, en plena campaña, Rodríguez Larreta, quizás para ponerse en la misma sintonía con sus competidores internos, ha subido el tono de sus críticas al gobierno.

    Larreta, una vida con todos

    “Nací el 29 de octubre de 1965, soy hijo de Horacio y Cristina, y padre de tres hermosas hijas: Manuela, Paloma y Serena”, describe el candidato en su biografía, donde también afirma que es economista de la Universidad de Buenos Aires y que realizó una maestría en administración en la Universidad de Harvard.

    A su regreso, en 1993, fundó Grupo Sophia, “una ONG dedicada a la formación de jóvenes con vocación política”, según su biografía. También este año inició su carrera en el servicio público en la Subsecretaría de Inversiones del Ministerio de Economía de la Nación, a cargo de Domingo Cavallo, durante la primera presidencia de Carlos Menem.

    Posteriormente, en la segunda presidencia de Menem, fue designado gerente general de la Administración Nacional de la Seguridad Social (Anses), organismo que administra uno de los principales presupuestos del Estado. En 1998 pasó a la Secretaría de Desarrollo Social como Subsecretario de Políticas Sociales, bajo la dirección del mítico cantante y empresario Ramón “Palito” Ortega, con quien trabajó para su campaña como candidato a la vicepresidencia del peronista Eduardo Duhalde en 1999.

    Al año siguiente descendía la presidencia del radical Fernando De la Rúa, sería nombrado interventor de la obra social de los jubilados, el PAMI, otro organismo estatal con presupuesto millonario que se había visto envuelto en numerosas denuncias de corrupción durante la década de los 90.

    El 29 de julio de 2000, el médico René Favaloro, creador de la cirugía de bypass coronario, recibió un disparo en el corazón tras escribir una carta en la que confesaba que su fundación médica se encontraba en una situación “desesperada” por parte de varias decenas de organizaciones.

    “El PAMI tiene una vieja deuda con nosotros, (yo la creé desde el año 94 o 95) de 1.900.000 pesos (en esa época, un peso equivalía a un dólar); nos cobrarían en 48 horas si aceptáramos las devoluciones que nos pidieron (claro que no a mí directamente)”, escriba Favaloro.

    “Por favor, no entreguemos el poder a los que sacaron el 13% a los jubilados ni a los que manejaban el PAMI cuando se suicidó Favaloro”, dijo hace unos días el presidente Alberto Fernández en referencia a Bullrich, cuando era ministro del Trabajo durante el gobierno de Fernando De la Rúa, ya Larreta, entonces interventor del PAMI, pero que nunca fue mencionado por Favaloro en su carta.

    “El Presidente se fue al auto… (…) Esta asociación está encauzada e inventó el kirchnerismo varios años después de que yo me fui del PAMI. Favaloro es un héroe. Hay límites, en política no se puede hacer nada”, respondió. , notablemente disgustado, precandidato presidencial

    Del PAMI, el bajo gobernador peronista Carlos Ruckauf pasó a trabajar en la provincia de Buenos Aires, como presidente del Instituto de Seguridad Social en 2001 y ahora, nuevamente a nivel nacional como director general de la Dirección General de Impuestos (DGI).

    Rodríguez Larreta siempre ha cultivado un perfil bajo, aunque desde hace unos meses se muestra más asiduo con su nueva novia.

    La madre de sus hijas, Bárbara Diez, con quien llevaba casado más de 20 años, fue lapidada con él: “Si un hombre miente a su esposa, a mí también me mentirá. Si eres capaz de romper tu juramento nupcial, podrás romper tu juramento de servicio público”, publicó en septiembre de 2022 en su cuenta de Instagram, que fue posteado hace unas horas pero que replicó los principales medios del país. Rodríguez Larreta nunca comentó ni respondió a ese fugaz tuit.

    Pero hoy, la principal crítica proviene de sus opositores en el partido interno, en especial de Macri y Bullrich, quienes cuestionan sus intenciones de sumar nuevos socios a la coalición y no forman parte de lo que consideran “el verdadero cambio”. Siempre, quienes también recibieron críticas más duras por sus coqueteos con Milei, en particular del ala de la coalición que expresa a la Unión Cívica Radical.

    Por admin

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *