Jue. Ene 26th, 2023

    (CNN Español) — “Mi hijo necesita justicia”, sotuvo, conmovida, Graciela Sosa, madre de Fernando Báez Sosa, a la entrada de los juzgados donde este lunes inició el juicio por el asesinato de su único hijo.

    Fernando, de 18 años, fue atacado, presuntamente, por un grupo de rugbiers que lo mataron a golpes afuera de un balneario local en Villa Gesell, un balneario de Argentina, el 18 de enero de 2020, en plena temporada de verano. vacación.

    El caso, que llega a juicio oral tres años después del hecho, estremeció y conmovió a la opinión pública por el dolor de los sacerdotes de Báez Sosa, que perdieron a su único hijo, pero también por la brutalidad y frialdad del ataque y el silencio. del acusado durante y después del asesinato.

    El juicio, que se desarrolló en plena feria judicial en los Juzgados de la Ciudad de Dolores, a unos 160 kilómetros del lugar del asesinato, contará con unos 150 testimonios y en las audiencias estaba prevista la presencia de todos los imputados. quienes fueron trasladados allí en medio de un fuerte operativo de seguridad.

    ¿Son los imputados por la muerte de Fernando Báez Sosa?

    Máximo Thomsen, Enzo Comelli, Matías Benicelli, Blas Cinalli, Ayrton Viollaz y Luciano, Ciro y Lucas Pertossi son los imputados por este crimen por él que han sido juzgados desde estos meses.

    Forma un grupo de amigos que juegan al rugby en la ciudad de Zárate, al norte de Buenos Aires, y encuentran vacaciones en Villa Gesell en los primeros días de 2020. A última hora del 18 de enero, Fernando Báez Sosa hasta lo mata.

    Desde entonces, los jóvenes cumplen prisión preventiva en la Alcaidía 3 del penal bonaerense de Melchor Romero. Allí ocuparon cuatro celdas, según fuentes del Servicio Penitenciario Bonaerense (SPB) citadas por Télam. Pero ahora, y mientras se desarrollaba el juicio, fueron trasladados a la Unidad 6 de Dolores.

    Además, otros tres detenidos fueron detenidos durante la investigación de la causa: Alejo Milanesi y Juan Pedro Guarino, detenidos junto a los otros tres imputados pero liberados por “falta de méritos” y Pablo Ventura, quien pudo acreditar que no fueron encontrados en Villa. Gesell en el momento del asesinato y que se encontraba detenido en Zárate.

    El abogado de los imputados dijo a medios locales en 2020 que corresponden al principio de inocencia.

    ¿De qué están acusando?

    Los 8 rugbiers detenidos fueron juzgados por el delito de “homicidio doblemente agravado por alevosía y por concurrencia premeditada de dos o más personas” en juicio oral ante el Juzgado 1 Penal de Dolores. Parte del proceso, la audiencia inicial, las alegaciones de sentencia y el veredicto, serán retransmitidos por el canal de Youtube de la Corte Suprema Bonaerense.

    La pena por este delito puede ser cadena perpetua. Pero también serán juzgados por las lesiones sufridas por cinco amigos de Fernando en el momento del ataque, presuntamente causadas para impedir que pudieran auxiliarlo durante el ataque.

    El crimen de Fernando Báez Sosa sacude al país (Foto por Télam)

    ¿Qué pasó esta noche?

    Fernando Báez Sosa estaba de vacaciones en Villa Gesell y había salido a bailar a la discoteca Le Brique, donde tuvo una pelea con un grupo de rugbiers que lo esperaban afuera y en la madrugada del 18 de enero de 2020, finalizó. terminó a golpes.

    Luego de reportar los testimonios, esta pelea inició luego de que un amigo de Báez Sosa se acercara a uno de los rubgiers y este intentara defenderlo. Coloque la seguridad se hace eco de todos.

    Mientras esperaba a que saliera el resto de su grupo de amigos, Báez Sosa fue visto por dos de los rugbiers que advirtieron al resto de sus compañeros y en unos minutos todos lo atacaron por la espalda. Eran diez, aunque para la Fiscalía sólo ocho, los detenidos, participando en el homicidio.

    Según la agencia oficial Télam, los imputados compartieron mensajes de audio en un grupo de WhatsApp que habían creado para esas vacaciones.

    “Nos deshicimos de todos los patos, cagamos mal, mal. A todos los agarramos del cuello, a todos los sacamos del medio, nos agarró Policía y Gendarmería, ganamos igual”, relata Blas Cinalli.

    “Estoy aquí cerca de donde está el pibe y todos están ahí gritando, la policía está ahí, llamaron a la ambulancia, venció”, dice Lucas Pertossi, el alcalde del grupo, en un mensaje de audio enviado a las 4:55 a.m. , a pocos minutos de la muerte de Báez Sosa.

    “Chicos, no se cuenta nada de esto a nadie”, dijo su hermano Ciro en otro audio enviado a las 6:06 am de esta mañana.

    Asimismo, según el informe de Télam, se verificó que Máximo Thomsen y Lucas Pertossi fueron a comer hamburguesas a un local de comida rápida luego del ataque, lo que para Justicia fue “una coacción para desvincularse de él”.

    Thomsen es señalado por el tribunal como quien dio la patada mortal a la cabeza de Fernando cuando estaba «de rodillas sobre el suelo» y quien dijo en voz alta: «Me lo voy a llevar de trofeo».

    Desde el día del ataque, ninguno de los dos acusados ​​ha hablado en público. Durante este juicio serán escuchados por primera vez para defenderse y tendrán que dar su versión de lo que hicieron, contar cómo se dio el golpe y cuál fue su participación.

    Por admin

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *