Jue. Ene 26th, 2023

    (CNN)– Perú vive uno de sus momentos más violentos en décadas tras la destitución del expresidente Pedro Castillomientras que los manifestantes que se oponen al actual gobierno exigen un cambio político en el país.

    En diciembre se impone el estado de emergencia, aeropuertos y carreteras fueron escenario de algunos enfrentamientos, y muchos turistas extranjeros quedan varados en el país en medio del caos.

    Hasta la fecha, decenas de personas han muerto en enfrentamientos con las fuerzas de seguridad. Respeto, grupos de derechos humanos garantizar autoridades a ejercer un uso excesivo de la fuerza contra las protestas, incluidas las armas de fuego. Por su parte, el Ejército afirma que los manifestantes utilizaron explosivos y armas improvisadas, informa Reuters.

    Durante el fin de semana, el gobierno de Perú extendió el estado de emergencia por 30 días en la capital, Lima, y ​​en las regiones de Cusco, Puno y la provincia constitucional del Callao. El estado de excepción suspende varios derechos constitucionales, como la libertad de circulación y reunión.

    La carga de la nueva presidenta de Perú, Dina Boluarte, ahora parece tan asediada como la de su predecesor. En enero, la Fiscalía General de Perú abrió una investigación sobre el manejo de los disturbios por parte de Boluarte, y varios de sus ministros la desestimaron.

    Más de una dulce escena de personas fallecidas en Juliaca el 9 de enero. Crédito: José Sotomayor/AP

    ¿Por qué los manifestantes están tan enojados?

    La salida de Castillo aceleró las tensiones políticas en el país.

    Los manifestantes exigen nuevas elecciones, la reducción de Boluarte, un cambio en la Constitución y la liberación de Castillo, quien se encuentra en prisión preventiva.

    Castillo, un ex maestro y líder sindical que nunca había manejado una carga eléctrica antes de convertirse en presidente, es oriundo de las zonas rurales de Perú y se presenta como un hombre del pueblo. Muchos de sus seguidores provienen de las regiones más pobres, con la esperanza de que Castillo ofrezca mejores perspectivas a la población rural e indígena del país.

    Si bien produjo protestas en todo el país, la mayor violencia se dio en las zonas rurales e indígenas, que tardaron mucho en ser enfrentadas por las élites costas blancas y mestizos.

    El poder legislativo peruano también es visto con escepticismo por la opinión pública. El presidente y los congresistas no pueden cumplir mandatos consecutivos según la ley peruana, y los críticos han señalado su falta de experiencia política.

    ¿Qué causó los recientes disturbios en Perú?

    La política peruana ha estado en desorden durante años, con Boluarte como su sexto presidente desde 2018.

    Comenzó nuevamente en medio de la agitación política en diciembre, cuando Castillo pretendía disolver el Congreso e instalar un gobierno de emergencia.

    Castillo, cuyo breve tiempo en el cargo se vio empañado por varias investigaciones de corrupción, fue sometido a un juicio político y destituido. Actualmente está acusado de los delitos de rebelión y concierto para delinquir, que ha negado.

    Sus partidarios salieron a las calles en los días posteriores a su derrocamiento, exigiendo su liberación en lo que algunos describieron como una «insurgencia nacional».

    turquía boluarte protestas

    Boluarte asistió a su ceremonia de investidura en Lima, Perú, el 7 de diciembre. Crédito: Sebastián Castañeda/Reuters

    Los enfrentamientos entre los manifestantes y la policía causaron muertes y exacerbaron el sufrimiento y el odio de ambos bandos.

    Tras la trugua navideña, las manifestaciones se reencontraron a principios de enero. Al menos 17 personas murieron en protestas antigubernamentales en la ciudad segura de Juliaca, en la región de Puno, donde ella vive. mayoría de la población indígena aymara.

    Las autopsias practicadas a los 17 civiles muertos revelan lesiones provocadas por proyectiles de armas de fuego, según declaró CNN en Español el Jefe de Medicina Legal de Juliaca.

    Días después, un policía fue quemado por «sujetos desconocidos» mientras patrullaba la zona, según la policía.

    ¿Cómo ha respondido el actual gobierno a las protestas?

    Boluarte ha luchado para apaciguar a los manifestantes. A mediados de diciembre, su entonces ministro de Defensa, Otárola, declaró el estado de emergencia y echó tropas a las calles.

    La violencia resultante ha levantado a cientos de héroes y, según el Defensor del Pueblo, al menos 49 personas han muerto desde que comenzaron las protestas.

    En enero, la fiscalización peruana abrió una investigación contra Boluarte, Otárola y otros ministros clave por el presunto delito de «genocidio, homicidio calificado y lesiones graves» en relación con el derramamiento de sangre. Boluarte dijo que colaborará con la investigación.

    La Inspección General también dijo que investigaría al expresidente del Gobierno Pedro Angulo y al exministro del Interior César Cervantes, quienes estudiaron a las órdenes de Boluarte hace apenas unas semanas, por su participación en la gestión de las protestas.

    Varios ministros de alto rango han declinado desde que comenzaron las protestas. El exministro de Trabajo del país, Eduardo García Birmisa, dio instrucciones a los jóvenes, pidiéndole al presidente de Perú que se disculpe y convoque a elecciones generales, según una carta publicada en su cuenta de Twitter. El exministro del Interior Víctor Rojas Herrera y la ministra de la Mujer y Poblaciones Vulnerables Grecia Rojas Ortiz renunciaron al día siguiente.

    A pesar de la creciente presión política, Boluarte dijo que no tenía intención de enviar el cargamento.

    En un discurso televisado la semana pasada por la cadena estatal TV Perú, Boluarte le dijo a la nación: «No voy a renunciar, mi compromiso es con el Perú y no con ese grupo que está haciendo sangrar a la patria».

    Otras reacciones

    El derramamiento de sangre en Perú ha atraído la atención mundial. El 10 de enero, la Unión Europea emitió un comunicado condenando la violencia y llamando al diálogo en el país; al día siguiente, uno fue enviado a Perú misión de observación de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.

    “Seguimos profundamente preocupados por la continuación de la violencia en Perú y entristecidos por los héroes y muertos. Todos los peruanos merecemos vivir en paz y disfrutar de la democracia que tanto hemos logrado.

    Apoyamos la paz en todas partes y los compromisos declarados del gobierno para abordar los desafíos que afectan al país”, tuiteó Brian A. Nichols, subsecretario de Asuntos del Hemisferio Occidental de Estados Unidos.
    La Organización de Estados Americanos se reunirá para «analizar la situación del Perú» el 18 de enero.

    ¿Quién es Pedro Castillo?

    Castillo salió de la oscuridad para ser elegido en julio de 2021 por un estrecho margen en una segunda vuelta, y fue visto como parte de una «marina rosa» de nuevos líderes de izquierda en América Latina.

    violencia peru estado de emergencia

    Partidarios del vicepresidente Pedro Castillo chocan con fuerzas policiales en la ciudad andina peruana de Juliaca el 7 de enero de 2023. Credit: Juan Carlos Cisneros/AFP/Getty Images

    A pesar de que su plataforma prometía reescribir la constitución y aumentar la redistribución de la riqueza, la breve presidencia de Castillo ha tenido problemas para cumplir esas promesas en medio de la creciente inflación en Perú, su falta de experiencia política y una fuerte oposición conservadora en el Congreso.

    Su gobierno desapareció en el caos, con ministros nominados, reemplazados, despedidos o que declinaron en poco más de un año. El mismo Castillo enfrentó múltiples investigaciones de corrupción y dos planes fallidos de juicio político antes de ser finalmente destituido.

    Castillo ha negado repetidamente las acusaciones en su contra y reiteró su disposición a cooperar con cualquier investigación de corrupción. Sostiene que las acusaciones son el resultado de una caza de brujas contra él y su familia por parte de grupos que no aceptan su victoria electoral.

    Su detención provocó la indignación de varios líderes latinoamericanos en Izquierda, quienes denunciaron su destitución y dijeron que Castillo había sido víctima de un «accidente antidemocrático» desde su elección en 2021.

    Después de que su familia reciba asilo en mexicopavo ordenado embajador de mexico que sale del país dentro de las 72 horas. El Ministerio de Relaciones Exteriores de Perú dijo que la decisión se tomó luego de que el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, dejara comentarios sobre Perú, calificándolos como una «inyección inaceptable en términos internos, en clara violación del principio de no intervención».

    Por admin

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *